Rincón de la palabra 6 de diciembre.

By 2 diciembre, 2019 Rincón de la Palabra

-El evangelio de este domingo es el segundo de ADVIENTO. Si el pasado domingo Jesús nos invitaba a estar en vela, a estar atentos, a su venida y a las necesidades que tenemos a nuestro alrededor, HOY el evangelio se centra en la figura de Juan el Bautista.

-Juan cumple muchas funciones. La primera, prepara y allana el camino para quien está a punto de llegar y nacer. Es un modelo de HUMILDAD, porque las multitudes le seguían y nunca confundió su papel y rol: estaba para anunciar la llegada del Mesías. En nuestra vida, la espera que implica el Adviento es una invitación a ser humildes, porque no somos nosotros los importantes, sino Cristo que viene a acogernos en su regazo, en sus manos en la gruta de Belén.

-Por otra parte, Juan transmite uno de los mensajes que Jesús demostrará a través del sacrificio de su vida: la CONVERSIÓN. “Convertíos porque está cerca el Reino de los cielos”. El nacimiento, la vida, pasión, muerte y resurección de Jesús implica unas transformación en toda regla. La Navidad representa la victoria de la luz sobre la muerte. Y eso hay que llevarlo a cabo, hay que realizarlo en nuestra vida.

-Jesús no es un cheque en blanco. Juan lo sabía. Era consciente que hablar en los términos que lo hacía defendiendo la venida del Señor lo llevaría a la muerte. Al final fue condenado, igual que Jesús, por hablar de la verdad que resultó incómoda a tantas personas con poder.

-La Navidad es, en definitiva, la fiesta de los sin poder, de aquellas personas que sufren, que están desamparadas, que nacen, viven y mueren solas. Juan dio el aviso de la esperanza, y lo hizo con su propia vida. El tema está en si nosotros estamos dispuestos a sacrificar parte de nuestra vida por los demás como hicieron Juan y Jesús. DISFRUTAD DEL ADVIENTO.