Rincón de la palabra 10 de enero.

-El evangelio de este domingo es el primero del nuevo año. Y la lectura del evangelio quiere acompañarnos de alguna forma a esta experiencia.

-Pensemos por un momento dos cuestiones que tenemos que comprender. La primera, este DOMINGO la Iglesia Universal celebra el fin del tiempo litúrgico de la Navidad. Ésta significa nacer de nuevo para comenzar un camino. Y el evangelio de hoy nos describe el BAUTISMO DE JESÚS.

-Su BAUTISMO implica el comienzo de su vida pública, de sus enseñanzas, de sus experiencias y parábolas, pero también de sus enfrentamientos con la gente de poder que utilizaba a los demás para su beneficio propio.

-De alguna forma, el fin de la Navidad implica una invitación a andar un nuevo camino. Esta es la segunda cuestión. ¿Cómo habéis comenzado el año? ¿Qué le pedís al año? ¿Qué queréis afrontar?

-Hoy os invitamos a que pensemos, a que penseis qué vais a hacer en casa, en el colegio, con vuestras amistades, con vuestras familias… El bautismo de Jesús implica eso. Nace para señalar que sólo en el amor la vida es digna de ser vivida.

-Que este año sea fructífero en proyectos, en amor, en compañía y servicio a los demás. Si lo hacéis, el mundo será diferente a como es. Vuestra aportación es una gota en el océano, pero el océano es la suma de todas las gotas. Tú eres una de ellas. ÁNIMO Y FELIZ AÑO.