EL CAMINO HACIA LA PASCUA: EVANGELIO Y CONFINAMIENTO MARTES SANTO, 7 DE ABRIL: JUAN 13, 21-38

By 7 abril, 2020 Colegio, Pastoral

El evangelio de hoy relata el final de la última cena que se concentra en un momento cargado de un doble simbolismo: la traición de Judas y, posteriormente, la de Pedro. Es vendido y negado. ¿Con cuánta asiduidad llevamos a cabo esta acción? ¿Somos conscientes de la falta de justificación de nuestras traiciones y nuestras ventas a nuestros seres queridos y de las personas que nos rodean? Por nuestro ajetreo olvidamos y posponemos las disculpas y rectificaciones necesarias. Sin embargo, el confinamiento que estamos viviendo tiene una virtualidad y es que tenemos tiempo de apreciar a esas mismas personas que hemos ofendido. Nos damos cuenta que todas las personas tienen algo que aportarnos.

Para vivir esta Semana Santa de forma plena se requiere que pensemos en lo que hemos hecho y queremos hacer cuando superemos esta situación. El mundo cambiará cuando en todos y cada uno de nosotros, en cada corazón, nos demos cuenta de la necesidad de cambio, de una conversión de lo que hacemos y llevamos a cabo. Somos humanos, tenemos defectos y miserias, qué duda cabe, pero las personas avanzamos y progresamos en la medida que transformamos nuestros errores en oportunidades. La lógica de toda escuela, como de la vida misma, es ir construyendo a partir de lo aprendido. Que este Martes Santo nos sirva como invitación para una purificación de nuestras acciones, de los pasos y huellas que queremos dejar en la senda de nuestra vida. FELIZ DÍA.