EL CAMINO HACIA LA PASCUA: EVANGELIO Y CONFINAMIENTO JUEVES SANTO, 9 DE ABRIL: JUAN 13, 1.4-15

By 9 abril, 2020 Colegio, Pastoral

El Jueves Santo celebramos la Cena del Señor a través de un gesto que vemos todos los años en cualquier Iglesia del mundo y que representa la fraternidad universal a través de la donación completa y el servicio a los demás: el lavatorio de los pies. Ahora que tenemos tiempo, debemos reflexionar sobre lo que hay detrás de lo que dice el evangelio. En tiempo de Jesús, hacer ese gesto recaía en los esclavos. En un momento tan importante, el Hijo de Dios se hace pequeño, igual que los que no contaban para la sociedad, los que eran simples medios e invisibles a los ojos del mundo. Si Jesús lo hace es porque quiere visualizar a los más pequeños, a los que no cuentan para nada, porque para Él todos somos una comunidad de hermanos que requiere de atención y cuidados. El lavatorio de los pies es una invitación a que transformemos nuestra vida en un modelo de amor, servicio y donación absoluta a los demás.

Hoy los medios, las redes sociales a través de artículos y vídeos se afanan en intentar responder si vamos a aprender algo de todo esto que estamos viviendo. ¿Qué va a pasar? ¿Aprenderemos la lección de que la vida que llevábamos hasta ahora era, simplemente, insostenible? Si algo de positivo puede sacarse de lo que nos rodea es que después de todo esto tenemos que salir transformados. De algo nos tiene que servir. El camino está claro, aunque no sea sencillo: el servicio a los demás. Jesús con su gesto de hoy, está atacando el virus más potente de este mundo: el egoísmo. De éste nacen todos los males y problemas de la historia. Jesús enseña, con su testimonio directo en forma de sacrificio hasta su muerte, que la vida hay que darla, sólo así se produce el verdadero beneficio, que no es tener más, sino ser más, ser para los demás. Toda la solidaridad a la que estamos asistiendo se enraíza en este principio evangélico: servicio como ser para los demás. En muchas ocasiones, frente a los grandes problemas solemos llegar a la conclusión de que nuestra acción no puede cambiar el mundo. Sí que puede. El verdadero cambio está en la decisión de cada persona y, precisamente, la transformación de la realidad se inicia en este paso hacia delante. Feliz día.