9 de noviembre de 2018

EL RINCÓN DE LA PALABRA: MARCOS 12, 38-44

-El RINCÓN de la PALABRA de hoy tiene dos partes muy bien diferenciadas que tenemos que aprovechar y recoger para nuestra vida personal y social en la actualidad.

-Jesús habla de los ESCRIBAS, nos alerta ante ellos. ¡Qué curioso que atacara siempre a las clases pudientes, a las clases que tenían influencia en la cultura, en la economía y en la política! Por eso acabó en la cruz. Pero acabó crucificado porque JESÚS creía en algo crucial: en la CREDIBILIDAD.

-Valora de forma absoluta la COHERENCIA, cosa que tanto los escribas como los fariseos no hacían. Jesús nunca señala al que peca, el o la que peca recibe su misericordia y comprensión, no les acusa, le da una oportunidad. Sin embargo, lo que sí le molestaba a Jesús era una cosa: que las clases ricas cargaran de preceptos y principios morales a los pobres cuando ellos no cumplían lo que sí exigían a los demás.

-Y nosotros, ¿qué grado de coherencia APLICAMOS EN NUESTRA VIDA? ¿Lo llevamos a cabo? Jesús hurga en nuestra acción, no para condenarnos, sino para que mejoremos, para que estemos al lado de los más necesitados, de aquellos que encontramos en los bordes del camino y que la historia olvida porque no los contempla.

-Para finalizar, Jesús muestra un ejemplo de coherencia, es un MODELO A SEGUIR, y es una mujer vieja y pobre que da la totalidad de lo que tiene. No da de lo que le sobre, sino todo lo que tiene. Jesús recupera el valor de dos clases sociales machacadas y olvidadas en nuestra sociedad: mujer pobre y anciana. Pobres y personas mayores no son tenidos en cuenta por intereses económicos, políticos y familiares. Ojalá podamos aprender y aplicar lo que Jesús, NO IMPONE, no lo olvidemos, sino a lo que nos invita.