JUAN 3-1-6.

-El RINCÓN de la PALABRA de hoy nos sitúa en el 2º domingo de ADVIENTO como preparación a la Navidad. Y lo hace desde un acontecimiento clave: la presencia de Juan el Bautista. Se nos presenta el primo de Jesús, quien va a preparar la venida del Mesías. Por tanto es clave para preparar el tiempo navideño. ¿Por qué? ¿Qué representa Juan el Bautista?

– Juan implica la importancia del BAUTISMO, cuyo significado está en la posibilidad de la CONVERSIÓN, DEL CAMBIO Y DEL PERDÓN. Estos son los valores que definen a Jesús y a la Navidad.

-Si queremos vivirla de forma coherente tenemos que asumir estos valores y aplicarlos en nuestra vida diaria. JUAN es quien ALLANA LOS CAMINOS DEL SEÑOR, Y LOS ALLANA PORQUE SU MISIÓN ES MOSTRAR A JESÚS COMO LA POSIBILIDAD DEL PERDÓN EN LA HUMANIDAD ENTERA.

– La Navidad es el acontecimiento que prima la HUMILDAD Y EL PERDÓN. La confianza en que todas las personas pueden cambiar. Pero, al mismo tiempo, saber que no somos tan buenos, que nos somos tan justos, que tenemos que vivir día a día desde los valores que Juan y Jesús nos enseñan.

– En definitiva, la Navidad es un momento para que pensemos cuál es nuestra actitud, nuestra forma de relacionarnos y nuestra forma de vivir. El ADVIENTO vale para eso mismo, para PREPARARNOS PARA INICIAR UNA VIDA NUEVA. TIENE QUE NACER EN TODOS Y CADA UNO LOS VALORES QUE NOS HACEN MEJORES Y FELICES. EN ESO CONSISTE LA NAVIDAD.