JUAN 18, 33-37.

-El RINCÓN de la PALABRA de hoy es muy importante. ¿Sabéis por qué?

1.Es el último del año litúrgico y, por ello, su mensaje es clave y no puede ser otro que las notas más importantes que definen JESÚS. Es un recordatorio de lo que es y ante lo que estamos y así lo celebra el día como SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO.

2.El evangelio de hoy va a dar paso al ADVIENTO que comienza el próximo domingo, las 4 semanas que nos preparan para la NAVIDAD.

3.Lo que nos dice la lectura de hoy es lo que significa ese niño que va a nacer en BELÉN. Hoy estamos ante una lectura sobre JESÚS, para que sepamos bien cuál es el contenido de nuestra CREENCIA y de nuestra FE.

-Yendo al evangelio de hoy nos encontramos con el INTERROGATORIO de PILATO a JESÚS. El político romano le hace la pregunta clave: ¿eres el Rey de los judíos? Y la respuesta de Jesús es extraordinaria porque nos descoloca: “¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros sobre mí? Esta respuesta Jesús nos sitúa ante el PESO DE LOS JUICIOS AJENOS. ¿Y yo? ¿Pienso por mí mismo a la hora de juzgar a los demás? ¿O me uno a la crítica colectiva que es lo más cómodo y llevadero?

-Pilato responde con un “¿Acaso soy yo judío?”. Jesús rompe la lógica de ser de algún pueblo, país porque Él sólo es de Dios, “Mi reino no es de este mundo” responde. ¿Y por qué no es de este mundo? Por los valores y principios que quiere aportar a la humanidad, más allá de las lenguas, los pueblos, la procedencia social…Jesús se va a presentar como superador de todas las divisiones que las personas han llevado a cabo a lo largo de la historia.

-Y el final es claro, hace un alegato a favor de la VERDAD: “He venido al mundo para dar testimonio de la VERDAD”. La verdad es más que un concepto o una idea, es un COMPROMISO para VIVIR de una cierta forma. JESÚS dio la vida por la verdad, por unos principios que iban en contra de los intereses del mundo. ¿Y tú? Este próximo Adviento y Navidad puede ser un buen comienzo para comprender y vivir como Jesús. ÁNIMO.