MARCOS 10, 35-45.

-Hoy es un RINCÓN de la PALABRA muy importante, de los más destacados del curso porque tiene mucho que ver con nuestro LEMA del curso que tenéis en la agenda. ¿Os acordáis del lema? ¿Seguro? Es el siguiente, leedlo por favor: LA SANTIDAD, NUESTRO CAMINO.

– ¿Qué significa esto? ¿Que somos santos? Pero ¿ser santo no es algo costoso que está reservado únicamente a unos cuantos privilegiados que los alzan a los altares?

– Todo lo contrario. Este domingo, y es el evangelio que acabamos de escuchar, es el que celebra la JORNADA DEL DOMUND o la evangelización de los pueblos. Dicho en otra palabras, tiene que ver con las diferentes MISIONES que personas como tú, cmo tú y como tú, han decidido llevar a cabo para ayudar y darse en cuerpo y alma a los demás.

-Las personas que van de misión tienen el objetivo de llevar la DIGNIDAD donde sólo existe la pobreza, la humillación, el odio, la superioridad o la egolatría…y precisamente el evangelio de hoy habla de lo contrario. JESÚS nos invita hoy a la HUMILDAD y al SERVICIO señas de IDENTIDAD de toda persona que decide irse a una misión.

-Sus discípulos le preguntan sobre qué hacer para ser grandes, los elegidos, y la respuesta es muy clara: “poneos los últimos y servid”. El HIjo de Dios es el Dios del SERVICIO, de la humanización y por tanto de todo aquello que nos hace personas.

-¿Y todos y cada uno de los que estamos aquí? No hace falta irse de misión para ser SANTO/A, todos tenéis una misión en vuestra vida. Necesidad la encontraréis donde vayáis, ahora sólo falta que penséis en qué posición queréis situaros: en la vía del servicio o en la de la despreocupación frente al mundo que vivís. En vosotros está la decisión.