-El evangelio de hoy nos lleva a las BIENAVENTURANZAS, las ideas y preceptos programáticos de Jesús.  NO os asustéis por las palabras. Estamos, ante el programa, ante la oferta de SALVACIÓN de la persona humana que trae al mundo.

-Si os fijáis, dentro de unos meses se van a producir elecciones. Pues Jesús en el evangelio de hoy nos PROPONE qué quiere hacer con todos y cada uno de nosotros. Hay dos diferencias fundamentales que debemos tener en cuenta:

1.Por ese propuestas e ideas, JESÚS fue crucificado, murió por esos principios.

2.Los DESTINATARIOS de las BIENAVENTURANZAS son aquellos que nunca cuentan, que aparecen en los programas políticos de ADORNO, para que quede bien.

-Sin embargo, Jesús viene a nuestra vida para hablar…. de los POBRES, de los que TIENEN HAMBRE, de los que LLORAN, de los que son ODIADOS y PERSEGUIDOS. Es muy importante saber a quién se dirige Jesús, a quién elige, de ese modo podremos elegir también y saber cuáles son nuestras prioridades para ser su seguidor.

-El evangelio acaba con una advertencia clara que es consecuencia directa de lo que se dice al principio de las bienaventuranzas: no olvidemos nunca, aunque estemos bien, dos cosas, que tenemos que atender a la persona que tenemos al lado y que nosotros podemos ser los que lloremos, los pobres, los que pasemos hambre, los perseguidos… y por tanto los que necesitemos una mirada atenta y servicial con nuestros problemas.